Intervención de la representante del Consejo de Comercio en el Debate del Estado del Municipio

con No hay comentarios

Los pasados días 15 y 16 de octubre tuvo lugar el Pleno Extraordinario en el cual los diferentes colectivos ciudadanos exponían la situación del sector al que representan ante la Corporación Muncicipal. La presidenta de ACYSE, la asociación de Profesionales del Comercio y los Servicios de Elche, ACYSE, intervino en nombre del Consell de Desenvolupament Comercial d’Elx:

Buenas tardes:
Señoras y señores,
Miembros de la Corporación,

Hablaré en nombre de los distintos colectivos que reúne el Consell de Desenvolupament Comercial d’Elx, y no únicamente de problemas concretos que afectan a determinadas zonas de la ciudad, como es el CENTRO, o a las tiendas tradicionales de moda, complementos o calzado, actividades comunes en las que solemos pensar cuando hablamos de PEQUEÑO COMERCIO.

Como presidenta de ACYSE, asociación de PROFESIONALES DEL COMERCIO Y LOS SERVICIOS DE ELCHE y propietaria de un Salón de Belleza, pretendo, modestamente, representar en este foro a todo el conjunto de actividades minoristas que se desarrollan en nuestro término municipal, en locales abiertos al público a pie de calle.

El comercio urbano en el sentido más amplio debe ser nuestra preocupación, ya que Elche es una gran ciudad con una gran extensión geográfica, en la que conviven diferentes zonas comerciales de importancia, tanto en el casco urbano como en las pedanías, donde se desarrollan actividades muy variadas.

En el Consell al que vengo a representar, también se hallan miembros de asociaciones de “placeros” de los mercados de abastos, vendedores no sedentarios, vendedores de prensa, hosteleros… supermercados y grandes superficies. Todos ellos compartimos un objetivo, y es lograr que Elche sea una ciudad generadora de empleo y riqueza. Una ciudad viva, activa y en la que todos podamos disfrutar de un cada vez mayor, nivel de bienestar.

Tenemos la suerte de contar con grandes atractivos como el clima, nuestros Patrimonios de la Humanidad… paisajes y playas envidiables, y también una población emprendedora y valiente, trabajadora y esforzada que hace que todos los días se abra un nuevo negocio.

Si bien es cierto que el comercio sufrió de forma especial los problemas derivados de la pasada crisis económica, no podemos seguir mirando hacia atrás.

Tenemos que cambiar nuestra mentalidad y aceptar los grandes cambios a los que nos enfrentamos hoy día.

Si hace unos años los pequeños comercios se enfrentaban a la competencia de los grandes almacenes, hoy podemos decir que GRANDES Y PEQUEÑOS estamos en el mismo barco. El enemigo ya no es el centro comercial. Por el contrario, en determinados lugares son las locomotoras, y, como se ha demostrado, gracias a supermercados o a importantes franquicias, sobreviven a su alrededor muchos otros “pequeños” negocios tradicionales.

Sabemos que las transformaciones tecnológicas de los últimos años, y en especial el COMERCIO ELECTRÓNICO, los nuevos hábitos de consumo… el relevo generacional que se va produciendo entre nuestros clientes, nos obligan a ADAPTARNOS, a CAMBIAR, a REINVENTARNOS y a intentar aprovechar como una OPORTUNIDAD lo que sin duda es la mayor AMENAZA.

Hablo en nombre de los autónomos y pequeños empresarios que trabajamos aportando vida a las calles cuando abrimos nuestro negocio diariamente. De los vendedores de los puestos de los mercados que también sufren el descenso de la clientela porque en general es de un rango de mayor edad…

De los empleados de las grandes superficies y supermercados que podrían ver sus puestos amenazados por los “PEDIDOS ONLINE”.

En nombre de todos los que a veces, a pesar de nuestra resistencia natural al cambio, tenemos que CAMBIAR…  ¡CAMBIAR PARA NO DESAPARECER!.

Debemos dejar de quejarnos, dejar de mirar a las administraciones públicas a las que en ocasiones responsabilizamos de todos nuestros males (la calle no está lo suficientemente iluminada, o limpia, o bonita…), y aceptar que quizá, lo que debemos hacer es transformar por completo nuestro modelo de negocio.

Quizá nuestro producto ya no es atractivo o competitivo, quizá no estamos haciendo una buena campaña de publicidad para darnos a conocer. Quizá mi servicio no está a la altura de las expectativas de mis clientes… quizá mis horarios no son los que le vienen mejor. Quizá tengo que cambiarme de local porque el alquiler que pago es muy alto para mi margen de beneficio… y cambiar de barrio.

Quizá debo colaborar para que mis clientes puedan aparcar su vehículo cerca. Quizá debo aprenden a “manejarme” en internet para aprovechar sus ventajas, y subirme al carro de FACEBOOK O DE AMAZON!

Creo que mientras todos los pequeños comerciantes y profesionales de servicios que trabajamos cara al público no afrontemos esta realidad, estaremos perdiendo un tiempo precioso para intentar garantizar nuestro éxito y supervivencia. Los problemas y amenazas son importantes, pero también tenemos a nuestro alcance por primera vez, muchísimas herramientas y opciones con muy bajo coste, que antes no existían.

El Ayuntamiento ha mostrado su interés y máxima preocupación por el sector, se han puesto en marcha más actividades de dinamización y promoción que nunca… pero somos cada uno de nosotros los que debemos aprovechar la afluencia de ciudadanos a nuestras calles para atraerlos al interior de nuestros negocios.

Se han desarrollado multitud de actividades lúdicas, artísticas, culturales… ferias y mercadillos tanto en el Centro Histórico, como en barrios y pedanías…

Y nos consta que se trabaja intensamente en mejorar todos los aspectos relacionados con la vía pública, porque son una constante demanda no solo de comerciantes sino de la ciudadanía en general.

Somos conscientes de lo complejo de llevar a cabo a “gusto de todos” grandes actuaciones como la del Mercado Central, o la reurbanización y peatonalización de diversas calles y los problemas derivados de sus prolongados plazos de ejecución.

Sabemos también que obviamente, cuando estén finalizados estos importantes proyectos, tendrán un impacto muy positivo en la zona de influencia de nuestros establecimientos.

Pero este no es ahora mismo NUESTRO VERDADERO PROBLEMA, ni la mayor amenaza a la que nos enfrentamos. SI… Debemos seguir trabajando mano a mano con nuestros gobernantes, debemos seguir transmitiéndoles nuestras inquietudes y sugerencias. Debemos aprovechar la oportunidad que se nos ofrece desde el Ayuntamiento para participar en todo tipo de proyectos DE APOYO AL SECTOR, como los que se han puesto en marcha en relación con la imprescindible TRANSFORMACION DIGITAL.

Pero sobre todo, DEBEMOS ASUMIR NUESTRA RESPONSABILIDAD EN LA MARCHA DE NUESTRO NEGOCIO. Debemos esforzarnos en encontrar todos los aspectos de mejora en los que aún nos queda margen para lograr la excelencia.

Debemos, a veces, aceptar la derrota y renacer nuevamente. Somos emprendedores, y por ende luchadores. Tal vez sea necesario darle una vuelta de 180 grados a nuestro comercio. Aceptar que el entorno en el que nos movemos ha cambiado radicalmente, lo que nos obliga a tomar medidas también radicales.

Debemos alegrarnos cada vez que una persiana se levanta, y aunque sigamos intentado que ninguna baje definitivamente, es necesario aceptar la realidad de un sector tan vivo, tan volátil, tan heterogéneo, como es el del pequeño comercio y dejar de sentirnos víctimas.

Transmitir continuamente a la opinión pública que somos un sector en crisis permanente, en decadencia, es echarnos piedras en nuestro propio tejado. Dejemos de quejarnos, y pongámonos las pilas. Sigamos pidiendo a las administraciones apoyo técnico y financiero, así como la mejora del mantenimiento de los espacios y servicios públicos de nuestra ciudad.

Pero seamos positivos. No podemos seguir hablando en prensa solo de lo malo… de un centro desierto… de comercios que cierran, de conflictos entre comerciantes y políticos…, de todo lo que falla en ELCHE.

Así ahuyentamos a los inversores, a los emprendedores, a quienes van a arriesgarse para abrir un negocio en uno de los locales que se han quedado vacíos.

Estamos dando una impresión falsa. Elche es muy grande, y hay muchas calles comerciales. El Centro tiene problemas, es cierto, pero en otros barrios no quedan locales vacíos. Cierran negocios pero continuamente ABREN otros. Se van franquicias pero surgen otras nuevas. Los mercados habían visto reducidos los puestos de venta, y en breve volverán a abrirse todos gracias a un proyecto de dinamización del Ayuntamiento. Muchas tiendas no sobreviven, pero en sus locales abren otro tipo de negocios de servicios u hostelería.

COMERCIO ES TODO, es una peluquería, una cafetería, un estudio de un arquitecto-decorador en planta baja… tanto como una zapatería o una tienda de ropa.

Cada local abierto supone puestos de trabajo, flujo de clientes, consumo y en definitiva, vida.

Y algunos de estos formatos son realmente un éxito, no paran de aumentar las aperturas de ciertas actividades que en estos momentos funcionan.

Por tanto, contemos también lo que hacemos bien, y mostremos al mundo una ciudad orgullosa de su gente, de sus empresarios, de sus profesionales, de su industria, de sus patrimonios naturales y artísticos, y por su puesto DE SU COMERCIO, SUS SERVICIOS Y SU GASTRONOMÍA.

Por último me gustaría mencionar la magnífica sintonía que existe entre todos los colectivos representados en el Consell de Desenvolupament Comercial d’Elx, y también con la concejalía de Promoción Económica, que realiza una labor magnífica con el objetivo de apoyarnos, y así lograr el fortalecimiento de este importante sector de nuestra economía. Esperamos que siga siendo así en el futuro!

Muchas gracias a todos por su atención.